Les vamos a contar el minuto a minuto de ésta experiencia única que viene siendo la visita a Islandia. 

Hemos volado desde Buenos Aires a Londres, donde tras hacer una escala , despegamos hacia Reykjavik, la capital de la tierra del hielo. El vuelo toma 3 horas mas, y podemos decirles que la aerolinea nacional Icelandair, nos sorprendió mucho, por su diseño interior y gráfico en el avion, y por el uso de un muy particular y sorprendente sentido del humor en la comunicación a todo nivel con el pasajero. 

El aeropuerto de Reykjavik es correcto, pero no deslumbrante. Viajamos hasta el centro de la ciudad en un micro que va dejando a los pasajeros en los distintos hoteles. Toma entre 45 min y 1 hora ese transporte. El aeropuerto está a unos 50 km de la ciudad. Nos quedanos en el precioso Grand hotel Reykjavik. 

Cero grado celsius, cielo nublado oscuro y lluvia inminente sobre la ciudad, pero nos abrigamos y salimos a caminar por la avenida principal. Y que nace frente a la puerta del hotel.

La avenida empieza tosca, pero a medida que vamos avanzando, cambia y se va poniendo más bonita y sofisticada a cada cuadra. Se vuelve de un solo carril, y prácticamente es una peatonal, Agrupa hermosos comercios que ofrecen mercadería muy atractiva y bien presentada, y diversas propuestas gastronomicas. Compramos los mini souvenirs de siempre, cenamos riquisimo en un pub bien informal de gente local. y nos volvimos a descansar al hotel bajo fina lluvia.

A la mañana siguiente, despertamos temprano pues debíamos estar con check out hecho y valijas en el lobby a las 8:00 am para conocer a nuestro guía / fotógrafo que se llama Oli Haukur quien llegó super puntual y con quien desde el primer momento nos sentimos muy a gusto.  (Al momento en que les escribo éstas líneas, nos hemos vuelto medio amigos! Es talentoso, sencillo, , explica bien y nos ha ido pasando muy buenas sugerencias para mejorar nuestras fotografías. Como se imaginarán los que nos conocen, un poco lo vuelvo loco con las preguntas, pero mantiene la paciencia,, lo cual no es poco !! )

Oli tiene una camioneta muy grande con ruedas gigantes y clavos, que le permiten meterse en lugares de nieve honda y acceder a locaciones maravillosas. Su experiencia trabajando como productor y fotógrafo de paisajes, hacen que tenga muy presente, en las locaciones habituales, las posiciones de cámara y los horarios más adecuados, y que también conozca locaciones que no son nada turísticas, a las que nos ha estado llevando, hemos estado trabajando y aprendiendo juntos, con resultados maravillosos.

Una característica inusual de Islandia es que en un territorio relativamente pequeño, y conectado por carreteras muy buenas y casi vacías, dispone de numerosísimos accidentes geográficos de gran escala, que permiten una variedad de situaciones asombrosa. Es uno de los paraísos del mundo para quienes les gusta la fotografía de paisajes. En ésta época del año (marzo) es invierno aquí, y hay que venir equipado como para nieve, en cuanto a abrigo, calzado y guantes. Les contamos también que la ropa de abrigo aquí es de muy buena calidad y está a precios muy convenientes, de modo que otra opción es no traer tanto abrigo, y darse un día de tiempo (y una previsión de presupuesto) en Reykjavik para equiparse adecuadamente. Nuestro recorrido en éste viaje, nos lleva a recorrer toda la región sureste de la isla.

La primera locación que visitamos es Reynisfjara, que significa “playa de arena negra”. Las imágenes hablan por sí solas de ésta maravillosa playa de cantos rodados negros, flanqueada por acantilados de formas asombrosas, con entrantes similares a cuevas dentro de las cuales el sonido del oleaje se amplifica y retumba de manera extraordinaria.

Fuimos recorriendo el lugar y tomando fotos a la vez que aprendiendo cosas nuevas, y tras un par de horas allí nos fuimos a otro lugar, a unos 30 minutos que se llama Dyrhólaey “la isla de los arcos”. Es la cara superior de un acantilado muy alto, que tiene un faro, para avisar a los navegantes de la presencia de un enorme islote rocoso enfrente, cuya base ha sido horadada por el mar y tiene actualmente varios arcos naturales,  que le vuelven visualmente inestable, y de una belleza exhuberante.

Luego de ello y en el medio de la nada, Oli se desvió hacia la playa para mostrarnos una locación de los más extraña. El fuselaje de un avión abandonado por los americanos que hace muchos años ha tenido un aterrizaje de emergencia. Resulta que los americanos de la aerolínea en cuestión, vinieron, le quitaron todo lo importante y que se podía reutilizar, y abandonaron lo que van a ver ahora…

Más para los fotógrafos no?

Tras ello, y aproximadamente a unos 4o minutos de recorrido, llegamos a un punto muy turístico : Skógafoss “catarata Skoga”.Es uno de los atractivos más concidos de la isla, y hay allí mucho público. Esto permite que haya un centro de visitantes, que incluye un hotel, un restaurante grande, toilettes y hasta una pequeña tienda de souvenires.

El clima iba mejorando a medida que la tarde avanzaba, y mientras almorzamos y charlamos allí, vimos mucho público del Japón, de China, del Reino Unido, todos con muchas ganas de tomar buenas fotos. Pero,, nosotros teníamos a Oli, nuestro as de la manga, que nos fué llevando primero por los senderos llenos de gente pero luego se fué desviando poquito a poco, para permitirnos llegar a posiciones especiales que nos permitieron tomar éstas hermosas fotos:

Muy entusiasmados por la visita a Skogafoss, hicimos unos 20 minutos de auto para llegar a otra cascada : Seljalandsfoss. Cuando se llega a ésta cascada en ésta época, hay que aplicarse crampones en la botas, que son como un aditamento muy ingenioso hecho con cadenas y una especie de banda elástica de goma que se adapta a cada bota y resulta excelente para caminar sobre el hielo.

En ésta cascada, hay una sorpresa,, la forma de la roca permite al visitante caminar por detrás de la caída de agua, y si bien el spray moja un poco y puede darle frío a algunos, la experiencia auditiva y visual bien valen la pena. Es bellísimo, miren:

Volvimos a la camioneta, nos quitamos los crampones (los locales, que saben, los limpian arrastrándolos un poco por la nieve y sacudiéndolos, solo con eso quedan como nuevos,,, “donde fueres haz lo que vieres” como dice mi tía Leila…)

Antes de ir al hotel, fuimos a ver el atardecer en un acantilado en la ciudad de Vik, aprovechando el cielo casi rosado y una vista increíble.

Se hizo la noche, y nos dirigimos al primer hotel de carretera que se llamaba Katla donde ocupamos la habitación, (básica y correcta, bien de hotel de montaña) y nos encontramos para cenar a las 20 hs. (a las 20 hs aqui es noche cerrada en ésta época).

Terminabamos de cenar, y estábamos mirando las fotos del día en la compu y haciendo autocrítica, cuando un guía amigo de Oli se acercó a nuestra mesa apurado y le dijo algo que sonó como “Odoihfaohfoashqrhafjkuhajasdhfaiusd” ,, Oli nos miró con ojos bien abiertos y nos dijo : “que suerte que tienen ,,,, AURORA BOREAL AHORA!!!!!

Largamos la cena por la mitad, y nos fuimos corriendo a la habitación a equiparnos de nieve otra vez y salir con todos los equipos para hacer las fotos que originaron todo éste viaje.

Les cuento: Micaela soñaba desde hacía varios años con ver la aurora boreal, y fué uno de los motivos que la empujaron en primera instancia a aprender fotografía nocturna, de lo cual yo me contagié. Hay gente que viene por la aurora a Islandia, la espera durante semanas y no logra verla, (por nubes, por lluvia, por nieve, o simplemente porque no se forma) , y resulta que nosotros estábamos por verla en nuestra primera noche ! ,, la verdad es que estábamos muy felices y emocionados, pero nada nos preparaba para el espectáculo que estábamos por presenciar…

A grandes rasgos, para los que quieran saberlo, la aurora boreal se genera porque el llamado “viento solar” hecho de micropartículas cargadas eléctricamente, impacta la atmósfera . Habitualmente es de color verde, y en muy contadas ocasiones tambien tiene un tono rojizo. Como tenemos más suerte que Mc Pato, la del domingo a la noche, tuvo los dos colores..

Las luces se comportan como lineas que se mueven en el cielo con un patron muy irregular,, no “bajan”, ni “suben”, ni “ondulan”,, lo más adecuado sería decirles que “bailan” , pues cambian constantemente de tamaño, brillo  y forma, abarcando todo el cielo,, es algo nunca antes visto. Realmente emociona. Tomamos cientos de fotos, caminando como locos en todo el perímetro del hotel, y escuchando apresuradamente las sugerencias técnicas de Oli, que seguía mascullando acerca de la suerte que habiamos tenido, pues esa potencia de aurora, con cielo despejado y sin luna, no se daba desde hacía muchos meses.. Duró aproximadamente unas 2 horas, y tras ello (agitados, felices, emocionados, pero con la cena a medio comer),, volvimos al hotel, a comer algún postre, brindar con un licor y mirar fotos, todos con unas sonrisas gigantes en los rostros.

No nos fué fácil levantarnos al día siguiente de tanta aventura a las 7:00 am… Pero lo hicimos, cerramos equipaje, y nos encontramos con Oli en el desayuno.

Check out en el hotel , (sugerencia, mientras ven que los turistas desayunan, ustedes hagan el chech out, porque si no las colas se vuelven enormes y lentas) valijas a la camioneta y rumbo a otra locación!!

El día empezó con un viaje extenso por la ruta hacia el sur (una hora y media) hasta “Icy Beach” – un nombre nada local verdad?. Se suponía que aqui el océano toca hielo y se genera un fenómeno interesante de ver, pero la situación aquí no era la mejor hoy pues el mar estaba con bajante,, por lo que volveremos mañana.

Seguimos viaje hacia “Glacier Lagoon” Es un lago, sobre el que tienen su frente 5 glaciares de distintos tamaños. La superficie del lago siempre está semicongelada (aunque no es transitable) , y las imágenes de ese lago rodeado de montañas nevadas, glaciales, con lobos marinos y aves resulta mágica. Los glaciares en invierno hacen mucho hielo por el frío, y lucen celestes ! en verano, lucen blancos. Es un lugar muy visitado, pero una vez más Oli sugirió buenas posiciones para tomar fotos hermosas:

Hay un centro de visitantes aquí, y toilettes.

Fotografiamos durante una hora y media el lago y luego nos fuimos a una locación muy desconocida por el gran público: Fjallsárlón “pequeña laguna” a donde se llega (dios mediante) con el super vehículo de Oli, sobre la nieve, y luego se camina por la superficie congelada de la laguna hasta una especie de curioso iceberg de forma redondeada que emerge en el centro de esa planicie de nieve. Es un lugar asombroso,, la típica postal islandesa de “desierto de hielo” para donde uno mire. Vean:

Por la tarde fuimos hasta el pueblo para hacer un almuerzo en el hotel del pueblo (ricas pizzas) y el clima empezó a empeorar a gran velocidad, por lo cual Oli sugirió otra locación asombrosa, muy dramática en lo visual que se llama Stokksnes.

Se toma un camino lateral a la ruta, y se abona un pequeño fee al dueño del campo. (2 dolares), y eso permite llegar a éste asombroso lugar, con montañas nevadas de piedra negra, frente un lago congelado rodeado de arena negra. Un lugar que bien pudo haber usado Ingmar Bergman como locación para sus películas!

Tomamos fotos por unos 50 minutos y aprendimos interesantes técnicas de claroscuro, pero se vino una intensa nevisca, y debimos levantar equipos e irnos rápido a la camioneta. Tras ello, un par de horas de ruta nos han traído a un hotel muy familiar donde dormiremos hoy y mañana, desde donde les estoy escribiendo éstas líneas mientras afuera llueve y nieva. Mañana nos espera otra jornada extensa, y la motivación lejos de disminuir,, va en aumento!! Además sentimos el progreso técnico, y notamos que nuestras fotos van mejorando día a día. Eso nos entusiasma aún más.

Al dîa siguiente, nos levantamos, nos abrigamos y fuimos a desayunar al hotel. Cargamos las valijas en la camioneta de Oli y nos fuimos a unos 60 km, hasta el pueblo costero de Holi. Allí cambiamos de vehiculo a una camioneta aun mas grande (como un monster truck) y conducido por otro guia experto nos adentramos en el glacias para visitar la cueva de hielo. 

Este fue uno de los puntos fuertes de toda la estadía, pese a que había mucha gente (uno sueña con tener esos lugares maravillosos solo para uno, pero no es razonable) la Ice Cave – o Breidarmerkurjokull- ,, se forma todos los años por un rio subterraneo que horada el glaciar, ingresar y caminar a un lugar asî, resulta inolvidable. Ya veran las fotos!!! 

Luego volvimos en la gran camioneta a Oli y almorzamos en la biblioteca publica del pueblo, una comida riquisima. 

Luego fuimos a otro glaciar, que con el viento y el frio luce de color celeste y no blanco, que se llama Svinafellsjokull. 

Hicimos muchas fotos y aprendimos tècnicas de enfoque a distancia. 

Intercalo un dato para quienes nos lean y les dé ganas de hacer éste viaje,,, les contamos que es

importantisimo que traigan, compren apenas lleguen, o le pidan al guía que les tenga listos sus crampones para hielo, de los que se ponen sobre las botas.

Es muy importante este dato puesto que durante todas las visitas sobre hielo, nosotros estábamos cómodos y seguros con los crayones que nos dio Oli, pero en casi todas las locaciones vimos a otros turistas caerse, mojarse, tropezarse, resbalar, e incluso no poder llegar a ciertos lugares por no tener crampones. 

No basta con calzado abrigado y adecuado para nieve, se necesita ese adminiculo.

Luego en ruta pasamos por un pueblo muuuuy antiguo que tiene una iglesia pequeña a la vieja usanza (techo a dos aguas, con pasto encima del techo para darle aislación térmica) se llama Hofskirkja (Turf Church) Le tomamos fotos y aprendimos a usar mejor los filtros de cámara. 

Luego volvimos a Icy Beach, donde no habíamos podido fotografiar bien ayer,,  que es la desembocadura al mar de un lago que tiene costa sobre un glaciar y por lo tanto se llena de tempanos de todos los tamaños. Los tempanos van a parar al mar, y las olas los arrojan sobre la playa. Asi que bajàs a la playa, y en la arena hay tempanos encallados. Es de locos de lindo. Hicimos mil fotos. El clima empezo a empeorar a esa hora  Tomamos fotos muy teatrales y aprendimos a sacar con muy poca luz de sol. Luego de eso condujimos hasta el hotel y a cenar y descansar nuevamente.

Al llegar al hotel, le dedicamos varias horas a editar junto a Oli, y resulto tremendamente productivo ver a un profesional de la fotografía de paisaje trabajar sobre las imágenes. Aprendimos muchísimo, y resultó muy divertido hacerlo. 

En la cena, ademas de sabores simples y ricos de comida casera,, tomé el trago tradicional de Islandia el “black death” que es un shot de la bebida alcoholica local que es similar al vodka pero que se consume con : un bocado de carne de tiburón,, y un bocado de carne seca de pescado,, suena feo, pero resulta muy rico!

A la mañana siguiente, cargamos todo en la camioneta, y nos aprontamos para casi 2 horas de ruta hasta la catarata Gullfoss (catarata dorada) , que es la mas

grande e imponente de islandia. La catarata es hermosa, pero cuando estábamos llegando se largo una lluvia muy intensa que impidio que pudiéramos sacarle fotos muy estudiadas,, de todos modos es (hasta ahora) una de las caídas de agua mas lindas que hayamos visto, como el agua viene de deshielo es tremendamente limpia.

Luego hicimos una hora más de ruta para llegar al geyser Strokkur. Fue nuestra primera vez viendo un Geyser, y cuesta creer que sea un fenómeno natural,, se repite con precisión, Un dato curioso,, Geyser, es una palabra local y todos los Geyser se llaman así porque éste les dio el nombre,,!

Otro dato idiomatico curioso, es que los primeros colonos que tuvo Islandia eran noruegos,, y llegaron en el siglo VII. Como quedaron aislados en la isla, su lenguaje no recibió influencias y no evoluciono,, y por lo tanto el islandés actual,  es el noruego antiguo,,, curiosamente al día de hoy ellos no entienden el noruego y los noruegos no los entienden a ellos…

Luego bajo una tormenta de nieve intensa, Oli condujo a Reikiavik (en un sustancioso viaje donde hablamos de toda la vida cotidiana en islandia, sistema de salud, educación, expectativas, problemas) y aprendimos muchísimo sobre ellos y su visión de las cosas.

Y hasta aquí llegamos con Islandia! Hagan todas las preguntas que quieran! Seguimos luego con nuestra visita a Bergen, Noruega!

Buen Viaje!
Mica y Raul