Kakslauttanen Finlandia

Para llegar a Kakslauttanen, primero hay que soñar…

Soñar con ese lugar mágico que todos nos imaginamos leyendo cuentos de hadas. Un bosque nevado, escondido en Laponia, donde el cielo por las noches baila lleno de luces y Papá Noel junto a Rudolf y sus renos se preparan para su gran noche.

Ese lugar existe, y ofrece muchas más aventuras de las que acabo de mencionar.

Desde Helsinki tomamos un corto vuelo de Norwegian airlines y aterrizamos en Ivalo, Finlandia. Luego de retirar nuestro equipaje, una simpática mujer nos esperaba con un cartel con el nombre del hotel. 

Manejó una excelente van totalmente equipada y nueva, a una velocidad de vértigo a través de un bosque de continuos pinos nevados y laderas movedizas. El paisaje era hipnótico, no puedes dejar de mirarlo y sentirte relajado. Sin darte cuenta ya estás sonriendo.

En unos 30 min llegamos al hotel, a la denominada Villa Oeste, que es el sector más nuevo del hotel, tiene sólo dos años de inaugurado. Hicimos el check in con otra señora muy simpática que nos asignó la Cabaña Kelo Igloo 11, nos enseño en el mapa como llegar y nos dijo que almorcemos tranquilos que luego podíamos ingresar y las valijas ya estarían allí.

La recepción es el edificio principal de la villa, allí se desarrolla además de la recepción el restaurante, el bar, el punto de encuentro para todas las excursiones y la tienda de souvenirs. Además es el único lugar donde hay wifi.

Allí almorzamos una deliciosa sopa y cuando se hizo la hora correcta, nos fuimos en trineo a la cabaña siguiendo el camino que nos habían marcado en el simpático mapa. En el camino a la cabaña pasamos por un tobogán de nieve y obviamente lo usamos! Fué muy divertido!

 

La cabaña es hermosa, toda de troncos…, pero de unos troncos de un diámetro que nunca imaginaron! Es como una gran habitación de hotel con una cocinita pequeña, un living, estufa a leña, la cama principal el baño con sauna incorporado y un igloo de vidrio incorporado a los troncos, con unas camas eléctricas debajo para admirar y esperar a la aurora boreal.

Esa tarde, luego de acomodar la ropa, salimos con la cámara de fotos en mano a relevar el lugar para buscar los mejores lugares donde esperar a la Aurora Boreal.

La villa en general es un predio de unas 150 hectáreas, el corazón es la recepción, y en circulos alrededor de ella se despliegan disferentes alojamientos todos agrupados. Los kelo Igloo son unos de ellos, luego están los Igloo, y las cabañas.

También en el predio se encuentra un río que lo atraviesa medio congelado en esta época, y los espacios destinados a los perros huskies, los renos, todo el sector de Papá Noel con su casita, y zona de recreación y además varios saunas públicos y vestuarios para los mismos… es bastante grande y todo desperdigado en el medio del bosque.

La cena se sirve en dos horarios 17:30 y 20:00, nosotros tomamos el segundo horario y al igual que nos había ocurrido en Islandia, a mitad de la cena, alguien gritó “Nothern Lights”! y no quedó nadie en el comedor!!!!

Las fotos que obtuvimos la primera noche que nos hospedamos fueron de no creer! Las mirábamos en la pantalla de la cámara y nos mirábamos entre nosotros porque eran hermosas, mágicas!

Esa noche, nos costó dormirnos por la aceleración que nos dejó semejante experiencia. Prendimos la estufa a leña de la habitación con leña que te tienes que traer tu mismo desde una cabaña de abastecimiento con tu propio trineo, fue muy divertido!

A la mañana siguiente, fuimos totalmente abrigados a tomar el desayuno al comedor y cuando volvimos seguimos jugando con los trineos haciéndonos algunas fotos que intentamos sacarnos con el trípode.

Finlandia Kakslauttanen-180

Ese día descansamos en la cabaña, nos relajamos en el sauna y caminamos por el bosque totalmente anonadados. La cena fue muy tempranito, en el primer turno, porque a las 19:40 nos venían a buscar para tener nuestra primera excursión. Aurora Hunting en motos de nieve!

El cielo estaba completamente nublado, por lo tanto no teníamos mucha esperanza de que podamos pescar a la Aurora, pero por las dudas llevamos las cámaras y trípodes, (absolutamente necesarios para lograr las fotos)

La aventura en plena noche, metidos en el bosque con motos de nieve en un clima bastante hostil, fue divertida. Las motos son vehículos muy grandes, y tienen que ser totalmente manipulados como un vehículo similar a un auto. De hecho, por el medio del bosque hay rutas delimitadas para ellas. Lo más asombroso es que a pesar de tener todos los pronósticos en contra, a mitad del camino el cielo se abrió y la aurora sutilmente apareció para nosotros! Otra vez nos deleitaba con su baile y su magia.

Esa noche comprendimos al 100% porqué los finlandeses tienen un sauna en cada rincón. Volvimos azules del frío y soñábamos con prender el sauna de nuestra cabaña para volver a sentir nuestras extremidades! Pero quien nos quita lo bailado! La experiencia de manejar por el bosque iluminados por la luz de la luna, fué excelente!

A la mañana siguiente, el despertador sonó bien temprano porque las aventuras continúan! Hoy visitamos y navegamos en el Rompehielos Sampo! Nos equipamos nuevamente, como todos los días, con botas y ropa de nieve. Desayunamos en el comedor y 8:30 nos pasaron a buscar en un hermoso vehículo para llevarlos 400 km (si leyeron bien!) hacia el rompehielos….

Bajamos al sur esos 400km hacia un puerto llamado Kemmi en el Mar Báltico con dos paradas a tomar café con el chofer, en el medio. Y a las 14 hs zarpamos en el Maravilloso Rompehielo de los años 60.

La historia de este barco es bastante particular! Fue rompehielo alrededor de 15 años, pero luego los barcos de carga fueron siendo cada vez más anchos y el rompehielos quedó angosto para su tarea. Antes de desarmarlo, el gobernador de Kemmi lo compró par ala ciudad y lo restauró para hacerlo funcionar para turistas. Fue todo un riesgo en su momento, pero ha sido desde siempre un gran éxito! Hoy es el único rompehielos en el mundo destinado a trasladar turistas exclusivamente.

Almorzmas en el barco una deliciosa sopa de salmón, compramos souvenirs y postales, recorrimos todo el barco sacando fotos y filmamos la proa rompiendo el hielo! En determinado punto, el barco se detiene, y nos equiparon con unos mamelucos rojos de neoprene totalmente ridículos y nos enseñaron a tirarnos al agua helada del báltico!!! Lo hicimos sólo por 3 minutos y fué muy divertido y relajante porque no se siente nada de frío y flotas continuamente como una bolsa de aire!

Raúl se hizo amigo del ingeniero de máquinas del barco y lo esperó en su “oficina” para prender los motores del barco con él cuando comenzó la vuelta. Volvimos a toda marcha mientras el atardecer caída impecablemente en el horizonte transformando todo el hielo en una capa dorada sobre el hielo.

Cuando desendimos nuestro chofer nos estaba esperando para volver a llevarnos al hotel! Era una chico joven y volvimos escuchando a través de su celular y el famoso Bluetooth  (que para los que no saben fue un jefe Vikingo) música Argentina y Uruguaya a todo lo que dá en el auto! Paramos a comer algo rapidito. Llegamos a las 23 hs rendidos, directo a dormir! y la recepción nos sorprendió porque nos había guardado una vianda de cena a cada uno que nos mantenía calentita para que no nos vayamos a dormir sin cenar!

Al otro día, desayunamos y a las 10:00 am nos vino a buscar Pentti, y salimos a la granja donde se sale a pasear con renos en trineo. Pentti es el dueño de la granja y de los renos y es absolutamente apasionado de lo que hace. El cuida a sus renos todo el año y durante todo el invierno hace paseos con los turistas por sus tierras con sus trineos y sus renos.

El paseo fue hermoso, los renos están todos bien cuidados aunque estamos en la época en que pierden su cornamenta. Si! Para quienes no lo saben, los renos pierden su cornamenta todos los años después de fin de año, las hembras embarazadas las mantienen un poco más para usarla y lograr comer más que los jovenes machos, dado que con el embarazo necesitan más comida y si no tuvieran sus cuernos, se quedarían sin comer.

El paseo fue divino, y luego Pentti nos llevó a su tepee de 30 años donde nos dieron te, bizcochos y él nos contó de su vida y nos cantó canciones en el idioma local. Se notaba en su cara que adoraba lo que hacía. Nos dijo que Eramos los primeros argentinos y uruguayos en visitarlo y que por favor le firmemos el libro de visitas. Que durante el año cuando está solo, el lo lee casi siempre para recordar a toda la gente que lo visitó.

Por supuesto le dejamos elogios en guest book y un lindo dibujito del trineo con un reno. Le compranos un souvenir de cuerda de piel de reno y un adorno de asta con la marca del ganado de nuestro guía.

Retornamos al hotel a tiempo para almorzar, descasamos un rato y a media tarde salimos para conocer a santa claus.

El punto de encuentro era en el medio de una calle llena de nieve, como todo el bosque en el que estábamos. Como surgiendo del horizonte, aparece Mamá Noel que nos llevo a conocer a su esposo. Todo fue mágico. La forma en que ella habla de la historia y de que Papá Noel contesta preguntas con absoluta normalidad nos sorprendió.

Eramos 5 adultos y 2 niños, pero los adultos no se sentían tontos en ningún momento, todos están en su rol, y no salen de él en ningún momento. 

Papá Noel nos vino a saludar a la puerta de su casa, y nos invitó a pasar y ponernos cómodos. Nos permitió recorrer todos los rincones y sacarnos muchas fotos con él y con Mamá Noel.

La casa tiene un dormitorio, una cocina pequeña con heladera, una living comedor con el árbol de navidad y una planta alta que no esta permitido el acceso. El escritorio de Papa Noel está lleno de cartas, de sobres y de dibujos de los nenes, es absolutmente adorable!!

Luego fuimos a visitar la denominada Celebration House. Que es una casa enorme destinada a  salón de fiestas, también visitamos la boutique, donde nos dieron jugo de arándanos tibio (los jugos de invierno se toman tibios en Finlandia y son deliciosos!!!) aprendimos por que las galletas de jengibre se comen en diciembre, (porque los ingredientes que llevan jengibre, cardamomo, canela, y clavo de olor no se consiguen ni se cultivan en Finlandia, todas vienen de la India y eran costosas, entonces se encargaban y se compraban una vez al año y se hacía el gasto para Navidad para celebrar con toda la familia. Mamá Noel nos dijo que quedan muy bien con queso azul.

Luego fuimos a visitar a los renos y conocimos a Rudolf y a varios renos más, los alimentamos y acariciamos bastante!

Nos despedimos de Mamá Noel y volvimos a nuestra cabaña, prendimos el fuego y seguimos sin poder creer el día maravilloso que tuvimos hoy lleno de sueños de cuentos de hadas cumplidos!

Salimos a cenar y otra vez lo mismo!! A mitad de cena la famosa frase! Nothern Lights!!! Con la comida en la boca salimos corriendo! Nos subimos a un trineo, y pataleamos hasta llegar a la cabaña, nos equipamos con las cámaras, abrigo y demás y sacamos más fotos hermosísimas del fenómeno más alucinante y mágico que vimos en nuestras vidas!

Cuando la Aurora se fue y volvimos a la cabaña Mica se sentía un poco indigestada porque se le cortó la digestión, pero lo resolvimos bien!

Al otro día descanso total, disfrutamos de las instalaciones de la cabaña, dormimos hasta tarde, hicimos uso y abuso del sauna y descansamos de tantas experiencias nuevas. Aprovechamos para hacer el equipaje tranquilos y disfrutar de nuestro igloo de vidrio que nos da una postal del bosque nevado constantemente!

Al otro día desayunamos y la misma van nos llevó al aeropuerto de Ivalo para volar a Helsinki con total normalidad!

Si quieren pasar unas vacaciones increíbles. Piénsenlo y viajen a Kakslauttanen.

Saludos!
Mica y Raul

  • UN VIAJE SOÑADO QUE ESPERO ALGÚN DÍA LLEGAR A HACER!!!!!!!!!!!! Gracias por compartir la magia que se percibe con la ilusión de acercarme a Papa Noel!!!!!!!!!!

    • maykas

      Si! la verdad es que fué mucho más que soñado… increíble lugar para pasar vacaciones distintas en familia!

  • naty damele

    Muy bello!